Cine

Mutantes en el Cine: X2 de Bryan Singer (2003)

0

X-Men (2000) supuso un enorme éxito en taquilla y público. La producción de apenas 75 millones de dólares (escasa para una superproducción) logró casi 300 millones de recaudación a nivel mundial, por lo que no tardó en hablarse de una secuela con más presupuesto y más expectativas. Su primera parte apenas había podido presentar el universo mutante por lo que los seguidores estaban ansiosos de más. Altas expectativas que se cumplieron con creces con el anuncio de X2 (o X-Men United) poco tiempo después del éxito de la primera parte.

x2-1

Para esta secuela, Bryan Singer contó con un presupuesto mayor (110 millones de euros) y la confianza de 20th Century Fox tras el éxito de la primera que le otorgó mayor libertad para explorar el universo mutante. Para el nuevo guión se decidió adaptar la historia de uno de los comics más populares de los años 80 de los X-Men: la novela gráfica Dios ama, el hombre mata, escrita por Chris Claremont e ilustrada por Brent Anderson. David Hayter y Zak Penn escribieron dos versiones del guión que combinadas y corregidas por el trabajo de Michael Dougherty y Dan Harris dieron forma el guión definitivo. El reparto sería el mismo de la primera parte ofreciendo una continuidad necesaria. Desaparecen los personajes de Dientes de Sable y El Sapo, pero se incorporan Brian Cox como el villano William Stryker, Alan Cumming como Rondador Nocturno y Kelly Hu como Lady Deathstrike dentro del reparto principal, porque el film premiará a los fans contando con numerosos cameos de personajes muy esperados.

x2-2

X2 permitió lo que X-Men no tuvo tiempo ni oportunidad de hacer: explorar con profundidad el universo mutante no solo en su expansión sino también en su complejidad. Con este propósito Bryan Singer nos introduce de manera más completa en el día a día del Instituto Xavier para jóvenes mutantes, detallando el estilo de clases y aumentando el número de estudiantes. Pero también nos presenta el problema que supone la integración mutante en la sociedad. Los fans apreciaron el detalle de poder ver en pantalla grande pequeños cameos de grandes personajes del universo mutante como Coloso, Kitty Pride, Júbilo… pero también es valorable subtramas como la del Hombre de Hielo dónde apreciamos como hasta las familias puede llegar a temer a un hijo únicamente por ser mutante. Odiados y temidos a partes iguales, los mutantes incomprendidos y despreciados buscarán su lugar en el mundo algunos buscando el respeto y otros ansiando el dominio. Ante esta amenaza de una raza superior y peligrosa, los humanos se verán obligados a actuar. El Sargento William Striker (que en el comic original es un reverendo) iniciará un movimiento para registrar a todos los mutantes, con el oculto objetivo de usar al profesor Xavier y la tecnología de Cerebro para destruir todos los mutantes. Pero a pesar del buen ejercicio de profundización, creemos que el film pecó de conservador a la hora de desarrollar la historia. Por motivos de presupuesto se descartaron escenas con la Sala de Peligro o los famosos centinelas. Lo que nos lleva a pensar que el hecho de haber escogido un villano humano frente a cualquiera de los enemigos sobrenaturales que tienen los X-Men se debe a una cobardía de producción brillantemente camuflada y aprovechada para desarrollar la idea de humanos frente mutantes. Algo que a muchos les parecerá razonable, pero que a nosotros nos dejó un sabor a boca de que la cosa podría haber llegado a más. También el hecho de reconvertir al sacerdote Striker en un militar nos resulta un abandono en la intención de debatir sobre el fanatismo religioso y la evolución humana que trata la novela gráfica original. Ganamos inútiles y facilonas escenas de combate contra militares y perdemos profundidad teológica, que se ve reducida a escasas conversaciones entre Rondador Nocturno y Tormeta. Cíclope verá aun más reducida su aportación a la trama principal, siendo devorado por un Lobezno que irá recuperando información de su pasado perdido. En cambio Jean Grey sale ganando en esta secuela dónde por fin veremos como la fuerza fenix interviene en su interior dejando abierta una trama muy esperada por los fans para la siguiente película.

x2-3

El film, que dura algo más de dos horas, termina siendo un festival muy bien organizado de acción y aventuras dejando un sabor final mucho más completo y satisfactorio que la primera entrega gracias a lo reflexivo de su trama y lo bien cohesionada e hilada que resulta la acción. Los datos la avalan logrando recaudar 400 millones de dolares en todo el mundo. Un monumental éxito que propició que Warner Bros fijará sus ojos sobre Bryan Singer para el millonario reboot de Superman Returns. Un hecho que marcaría el destino de la franquicia mutante.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.