Cine

Mutantes en el Cine: X-Men La Decisión Final de Brett Ratner (2006)

0

La franquicia mutante se encontraba en 2004 en un momento delicado. Bryan Singer había sido contratado por Warner Bros para realizar Superman Returns y abandonaba a los mutantes con los cuales solo tenía contrato para dos películas, como todo el reparto original. Se iniciaba así un turbulento camino para realizar la película que cerraría la trilogía de los mutantes en el cine.

x3-1

Pese al abandono de Bryan Singer, el director, junto a los guionistas habituales de la saga Dan Harris y Michael Dougherty, ayudó a dar forma al guión que cerraría la saga. En ese primer guión la trama giraría alrededor de la resurrección de Jean Grey y la introducción de Emma Frost como villana del film (papel destinado a Sigourney Weaver), personaje que buscaría controlar los poderes de Jean Grey a base del uso de su empatía. Jean tras perder el control de sus poderes sería consumido por ellos y resucitaría como Fenix. Al final Michael Dougherty acompañaría a Singer en su corto periplo por la franquicia de Superman y llegarían los guionistas Zak Penn y Simon Kinberg para dar un giro a toda esta prometedora historia. Por su parte el reparto renovaría casi al completo para el film aunque se extraña la ausencia de Rondador Nocturno presentado en la segunda parte. Hugh Jackman gracias a la popularidad de su personaje Lobezno, tuvo un contrato especial con derecho para aprobar sobre la decisión del director. Él mismo fue el que propuso a Darren Aronofsky como director con el que acababa de rodar La Fuente de la Vida.  Sobre la mesa también estaban Joss Whedon, que estaba en conversaciones para Wonder Woman; Alex Proyas, que tenia desencuentros con el presidente de Fox por su último film Yo, Robot; Zack Snyder, pero que se había embarcado en la magnífica 300. Finalmente el elegido fue  Matthew Vaughn que había recibido muy buenas críticas con su film debut Layer Cake y venía apadrinado por Guy Ritchie.  Vaughn realizó casi toda la preproducción del film eligiendo gran parte casting de los nuevos personajes, pero abandonó el film poco antes del rodaje por motivos familiares, aunque también afirmó que Fox no le permitía realizar el film que él tenía el mente. Las fechas se precipitaban y Fox se inquietaba, por lo que en 2005 se decidió que Brett Ratner, que ya fue descartado para realizar el primer film de los X-Men y había sido incapaz de llevar a cabo el proyecto Superman Flyby con un presupuesto millonario, fuese el director encargado en dar cierre a la trilogía.  Ratner declaró tener un desconocimiento total de los personajes pero que confiaba en sus guionistas para realizar el film que los fans querían ver.

x3-2

La historia se centraría en la creación de una cura que elimina el gen mutante de los cuerpos. Algunos mutantes lo tomaran como una alegría, pero para otros será una ofensa ya que consideran que ser mutante no es una enfermedad. Algunos de ellos se alinearán con Magneto que pretende hacer frente a la cura creando un ejercito con los Morlocks, un grupo de mutantes marginados que en el film han rebautizado como “Los Omegas“. Por otro lado tenemos a un oscurecido Cíclope que abandona la escuela Xavier afectado por la muerte de su amada Jean Grey en X2. En la escuela todo continua más o menos igual, con Tormenta tomando el lugar de cíclope como segundo al mando, Pícara y el hombre de hielo distanciados por un triángulo amoroso con Kitty Pride y Lobezno haciendo migas con los alumnos. Conocemos a Bestia, un antiguo miembro de los X-Men que ahora forma parte del gabinete del presidente de los Estados Unidos, convirtiéndose en un símbolo para la integración mutante en la sociedad. El punto desencadenante de la trama será cuando Jean Grey resucite ante los ojos de Cíclope, para rápidamente tornarse en un ser oscuro y destruir a su amado. Con una Jean Grey enfrentada a su propio lado oscuro, los X-Men tomarán partido e intentarán recuperar a Jean, pero Magneto, conocedor de su poder letal, intentará que esta se integre en su Hermandad de mutantes diabólicos. Un conflicto que propiciará el combate entre los mutantes de Magneto con los hombres X, dando como resultado la muerte de Xavier a manos de Jean. El evento unido a la desbandada de mutantes del instituto, entre ellos Pícara, para someterse a la cura, diezmarán a los X-Men justo cuando tienen que hacer frente a la gran batalla final entre la Hermandad de Magneto y el ejercito humano que custodia al mutante que irónicamente han usado para realizar la cura. La supuesta batalla por el futuro de los mutantes tendrá a Jean Grey como gran dama de la destrucción en el centro de la acción. Los Hombres X derrotarán a Magneto sometiéndole a la cura y Lobezno tendrá que dar muerte a la que había sido su gran amor en la franquicia mutante.

Fox quiso poner toda la carne en el asador para esta última entrega y Brett Ratner contó con el mayor presupuesto de la saga, 210 millones de dólares, para despedir a los mutantes a lo grande. ¿Y cómo conseguirlo? Premiando a los fans con aun más personajes y efectos especiales. Para esta entrega aparecen nuevos personajes conocidos por los fans como Juggernaut, Angel, Bestia, Jamie Madrox, además guiños a personajes como Calisto, Mariposa Mental, Kid Omega, la Dr Moira o los centinelas y la sala de peligro (recuperando aquella escena eliminada de X2).  Hasta se recupera la mítica bola especial que consistía en Coloso lanzando como un proyectil a Lobezno.  Tormenta asume mayor importancia en la trama ante el cambio de bando de Jean Grey. Lo de Cíclope no tiene nombre. Su comienzo en el film es muy prometedor presentando a un personaje más oscuro y profundo pero en su segunda escena es eliminado definitivamente. Un líder en los comics que con este film confirma el total desinterés que tiene Fox por el personaje en pro a un Lobezno que a pesar de su popularidad termina siendo un personaje que no evoluciona y que con este film confirma su estancamiento. Pícara es otro personaje que ha visto como su personaje se veía maltratado por las decisiones del estudio. La incorporación de Ellen Page como Kitty Pride, actriz que se encontraba en un momento de popularidad más alto que Anna Paquin, provoca que el personaje de Pícara, que fué uno de los pilares de la primera parte de la saga, sea ahora un personaje casi anecdótico con tendencia a la incoherencia. Que termine renunciando a su gen mutante por celos de Kitty Pride y su relación con su novio Bobby Drake es cuanto menos ridículo. Por su parte, en el personaje de Xavier veremos un lado más manipulador y humano alejándole del santo salvador de los mutantes al cual es fácil tender. Magneto en cambio continuará su escalada de mal, llegando a abandonar a sus camaradas que van perdiendo el gen mutante, sin importar que sean compañeros tan claves como Mística. Sin duda la mejor interpretación la aporta Famke Janssen como la oscura Jean Grey, aunque su personaje es decepcionante para los fans y nos hace añorar aun más la idea que tenia para ella Bryan Singer. La entidad cósmica Fenix se ha convertido en una triste doble personalidad de Jean Grey que poco puede hacer para explicar su resurrección. Las manipulaciones del prometedor personaje de Emma Frost se ha materializado en una inexplicable simpatía hacia Magneto. Porque siendo sinceros no queda de ninguna manera claro por qué Jean Grey,  sea Fenix o no, tiene algún interés en aliarse con Magneto.

Técnicamente el film es muy continuista a pesar del cambio de director. Sí se acusa un mayor abuso del CGI que a pesar del gran presupuesto llega a contar con algunas secuencias realmente malas, como la escena de los centinelas en la sala de peligro. También la batalla final palidece ante los ojos del espectador a cada minuto con una puesta de escena pobre y un vulgar decorado aun más pobremente disimulado. La acción, que en otras entregas era muy estimulante, aquí pierde interés y solo tiene un punto fuerte en la casa de la infancia de Jean con la muerte de Xavier. Para finalizar, las conclusiones finales de la trama no dejan satisfecho a nadie. La batalla finaliza como si nada con pocas o ninguna consecuencia. Y los epílogos resultan poco apropiados para un capítulo que iba a ser el último de la saga mutante.

x3-3

Con todo, el film fue todo un éxito en la taquilla recaudando 460 millones de dólares en todo el mundo. Un éxito, que acompañado a las escenas post-títulos con Magneto recuperando tímidamente los poderes y la Dr Moira reconociendo a Charles Xavier en un paciente en coma, prometían continuar la saga mutante. Pero la crítica había abandonado a los mutantes, por lo que Fox tendría que buscar nuevos horizontes si quería seguir exprimiendo a la gallina de los huevos de oro. ¿Qué decisiones tomaría el estudio para continuar con la franquicia mutante ahora que se había cerrado la trilogia?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.