Crítica de Anarchy: La Noche de las Bestias de James DeMonaco (2014)

0

El pasado año 2013 se estrenó un film cuya trama central llamó la atención globalmente. Se llamaba La Purga y ofrecía la visión de un futuro no muy lejano dónde los Estados Unidos ejercían una nueva ley dónde todos los crímenes eran excusados durante una noche al año; de esta manera se purgaba la ansiedad psicótica de una nación que no cometía crímenes a lo largo del resto del año. Un polémico y llamativo motivo desencadenante que desgraciadamente no cumplió las grandes expectativas que se generaron sobre el título. Aun así La Purga fue un éxito para la escasa producción del film y un año después nos llega su segunda parte con la promesa de redimir sus pecados.

El principal problema de La Purga fue lo contenida que resultó la resolución de su trama. Una trama tantas aspiraciones se quedaba encerrada en el asalto de la casa de los Sandin y sus problemas con su comunidad de vecinos.  No lo excusa, pero parte del problema estuvo en su escaso presupuesto, apenas 3 millones de dólares (para una recaudación que supero los 89 millones). Para La Purga 2 su director James DeMonaco, ha contado con más presupuesto para ampliar su particular universo pero sin excesos, porque los 9 millones con los que ha contado mantienen a la saga en lo cánones del bajo presupuesto. ¿Vuelve entonces a quedarse contenida su idea? Para nada. Todo lo que se podría haber esperado del primer film y que no se cumplió lo podemos encontrar en esta segunda parte. Es decir una exploración más profunda de las consecuencias y posibilidades de una ley tan radical como la propuesta en la saga de La Purga. Y esto no se puede ver en una simple casa familiar. Por eso en The Purge: Anarchy la historia abarca toda una ciudad.

El historia se sitúa un año después de los acontecimientos de la primera parte, es decir el año 2023, pero en vez de centrarnos en una única familia, encontramos un film coral. Por un lado tenemos la historia de una madre e hija de clase media-baja que tiene que sobrevivir a la noche en un barrio conflictivo con escasos medios. Por otro lado un matrimonio acomodado del extra-radio que ve como su coche se avería y quedan atrapados en la ciudad en plena purga. Y por último un general aparentemente retirado que busca venganza por su hijo en la noche de la purga. Este último con su entrenamiento militar se convertirá en el héroe y líder de esta grupo que se une por supervivencia en una noche a la que aspiran sobrevivir.

Pero lo más destacable del film es la exploración que se hace de las distintas posibilidades de la purga. Porque una noche en la que los crímenes son perdonados da pie a muchos entendimientos que quizás no se deban limitar al simple hecho del matar por matar. Por eso encontramos en esta segunda parte diferencias entre clases bajas, clases medias y clases alta y como cada una de ellas ejercen su noche de las bestias a su manera. Encontramos personajes que buscan saciar sus más bajos deseos, que usan la noche como pasatiempo ocasional o justifican su personalidad psicótica. Quizás las exploraciones más interesantes las encontramos en las bandas callejeras que a pesar de sus amenazantes apariencias no matan a nadie, sino que secuestran personas y las venden a la clase alta que se divierte matando siempre dentro de una zona de seguridad. La noche de las bestias no solo sirve para purgar sino también para hacer negocios y sacar dinero. Y las clases más necesitadas hacen uso de ello para poder sobrevivir. Igual de oscura es la posición del gobierno que no se limita a mero espectador de los crímenes, sino que introduce patrullas del ejercito para incrementar el crimen y la violencia y realizar un purga más completa y además controlada. Ante esta posición se encuentra un nuevo grupo de ciudadanos que se ha levantado y unido en un movimiento miliciano que se enfrenta a la idea de la purga y sus consecuencias.

Pero a pesar de tan buenas ideas y una realización bastante optima, el film no abandona el campo de la serie B. La historia tiene sus decadencias y son principalmente sus protagonistas. Personajes que a pesar de empatizar bien entre ellos no terminan de ser creíbles. La acción y el dinamismo son buenos. Hemos perdido tensión respecto a la primera parte, pero son las consecuencias de salir de un lugar tan claustrofóbico como resultaba la acorazada casa de los Sandin. Algo totalmente sacrificable viendo el gratificante resultado de esta segunda parte, que redime totalmente a su primera parte sin tampoco convertirse en un gran filme. Estamos seguro que la saga de la Purga no terminará aquí y contaremos con al menos una nueva entrega. Esperemos que la saga siga siendo tan disfrutable como esta última parte.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.