Cine

Crítica de Borgman de Alex Van Warmerdam (2014)

0

¿Quién o qué es Borgman? La flamante ganadora del premio a mejor película en la pasada edición del festival de Sitges ha llegado por fin a las salas de todo el país. El Holandés Alex van Warmerdam dirige esta fábula que gira en torno al personaje de Camiel Borgman, un oscuro personaje que llega de improvisto a una zona residencial de clase alta. Su presencia irrumpe en el hogar de una familia con 3 hijos, perturbando la tranquilidad y cotidianidad habitual. Esa podría ser una limitada introducción pero Borgman esconde mucho más: una irreductible exploración sobre el mal tan cómica como espeluznante.

Borgman comienza con una vecindad (entre los que destaca un sacerdote) armándose de hachas, lanzas y armas de fuego para dar muerte a una comunidad que vive en un bosque cercano bajo suelo. Esta comunidad aparentemente desamparada son Camiel Borgman y sus compañeros que tendrán que separarse y buscar un nuevo lugar dónde vivir. Camiel se adentrará en un barrio de clase alta en busca de la hospitalidad de una familia. Se presenta ante ellos y solicita un baño, pero al no encontrar la hospitalidad esperada provocará al padre de la familia logrando ser agredido por este ganando así el favor de su mujer Marina que lo alojará secretamente en una cabaña del jardín para compensarle por las heridas causadas por su marido. Lo que debería ser la estancia de una sola noche se irá alargando en el tiempo gracias a la peculiar personalidad de Camiel que irá envenenando la mente de Marina y ganando la confianza de los tres hijos pequeños de la familia. Borgman dejará de aparentar ser un vagabundo para convertirse en un oscuro personaje capaz de intoxicar los sueños. De esta manera, introduciendo pesadillas en los sueños de Marina, dónde su marido Richard la agrede brutalmente, Borgman consigue ir envenenando sus pensamientos y hacer que vea cada vez con peores ojos a su marido y propicie que Borgman esté más presente en la vida familiar. Camiel concederá a Marina la idea de una posible evasión a su vida con el si entra a su juego y le permite hacer lo que tenga que hacer. Borgman se volverá a presentar ante su marido con un aspecto renovado más formal para suplir al jardinero al que ha mandado asesinar. A partir de entonces la comunidad de Borgman se irán poco a poco incorporando a la casa mientras los crímenes aumentan y los roles familiares se desbaratan. La comunidad irá ganando la confianza de los hijos hasta el punto de convertirlos en miembros de la misma. Marina por su parte poco a poco irá perdiendo la cordura gracias a las manipulaciones de Borgman y la propia insatisfacción que el mismo le produce al no otorgarle la satisfacción sexual que desea. La familia quedará totalmente desintegrada cuando Borgman y su comunidad terminen su trabajo.

borgmancrt

Reconocida por su director Alex van Warmerdam como una fábula simbólica que otorga más preguntas que respuestas, Borgman, explora la presencia del mal en nuestras inmediaciones. No queda claro el motivo u origen de Borgman y su comunidad pero si su naturaleza puramente malvada. Erroneamente identificados como humanos, el film juega con la posibilidad de que pudieran tratarse de bestias o demonios y les otorga como seña identificativa una extraña cicatriz en su espalda. No son humanos pero personifican la maldad que puede residir en cualquier vecino o ciudadano con los que nos cruzamos cada día por la calle. De ahí que la maldad también resida en los niños, principalmente en la hija pequeña de Marina capaz de aplastar la cabeza con una piedra a un moribundo que le solicita ayuda médica. La maldad también reside en la criada de los niños que prefiere integrarse con los compañeros de Borgman a vivir la vida que se espera de ella con su novio militar. Una comunidad con miembros atípicos que caminan entre la vulgaridad y la clase baja. Cómicos en su actuación, resultan en realidad letales y gélidos en la ejecución de sus asesinatos. Como por ejemplo en el asesinato al matrimonio del jardinero de la casa, dónde vemos que tras acabar con ellos a sangre fría son capaces de introducir sus cabezas en cubos de cemento para después lanzarlos boca abajo en un pantano en la que es sin duda la imagen más impactante del film. En un segundo toda la comicidad que acompaña a sus extrafalarios personajes se convierte en horror, como horrible es la capacidad de los humanos de cometer los crímenes más atroces.

Dirigida con bastante sobriedad, Borgman no destaca técnicamente ni por su dirección, ni por su fotografía ni mucho menos por su minimalista música. El ritmo es lento y pausado aunque la historia avanza decidida hacia la descomposición del núcleo familiar. Los movimientos sutiles de la cámara y la fotografia neutra nos trasmiten una falsa sensación de tranquilidad que es desbaratada por la perturbadora presencia de Borgman. Su ataque a la tranquilidad doméstica nos recuerda lejanamente al Funny Games de Michael Haneke. El film ha sido comparado también con Canino pero no vemos un paralelismo real con el magnífico film griego salvo en la extrañeza de algunas situaciones. Algunas escenas resultan tan hilarantes como repletas de una insospechada violencia que bipolarizan de cierta manera al film. En su núcleo tenemos a un brillante Jan Bijvoet en el papel de Borgman, al que ya vimos en un papel secundario de la fantástica Alabama Monroe. Su actuación fria y solemne sin duda envuelve de credibilidad al terrible personaje protagonista de esta historia.

Extraña, cómica y a la vez perturbadora, Borgman se convierte en un oscuro thriller doméstico que quizás por a su particular naturaleza y resolución dispersa no cumpla las altas expectativas que generó haber ganado el premio a mejor película en Sitges 2013. Aun así el film no deja indiferente a nadie y permite al espectador disfrutar de un film lleno de preguntas y personajes tan atípicos como terribles.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.