Crítica The Imitation Game (Descifrando Enigma) de Morten Tyldum

0

El mundo le debe mucho a Alan Turing aunque durante décadas se le ha denegado cualquier reconocimiento a pesar de ser considerado uno de los padres de la computación moderna. Icono geek desde la edad dorada de la computación; sus logros, vida, secretos y condición bien merecían una película y The Imitation Game (o Descifrando Enigma) es la respuesta tras años de silencio. No podía ser más oportuno escoger a Benedict Cumberbatch, uno de los actores más populares del momento, para interpretar a Turing y llamar la atención de toda su legión de seguidores que le esperaban en un papel con fuerza. ¿Pero el resultado ha estado a la altura de las altas expectativas?

1d42c26fe114da7e624307d7a06d0ee8

Descifrando Enigma no pretende engañar a nadie y abraza todos los cánones de un biopic tradicional comenzando a pocos años del suicidio de Turing y empleando numerosos flashback para relatarnos su vida durante la infancia en el colegio y su juventud ayudando al Servicio de Inteligencia de Reino Unido descifrando un código criptográfico nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Es en este periodo cuando Alan Turing comienza a construir su famosa máquina (aquí tristemente llamada Christopher, como su amor de la infancia) gracias a la ayuda de un grupo con las mejores criptoanalistas del momento dónde destacaban su amiga Joan Clarke (interpretada por Keira Knightley) y el matemático Hugh Alexander (Matthew Goode).  Gracias a su maquina, los aliados lograran grandes triunfos ante la Alemania de Hitler ganando finalmente la guerra. El lado amargo de la victoria sería destruir y negar toda relación acerca de los trabajos realizados impidiendo cualquier reconocimiento mundial. Finalmente Alan Turing moriría a los dos de haber sido condenado a una castración médica por su condición homosexual. Un final trágico para una vida que ayudó a ganar secretamente una guerra y ayudo a la fabricación de las primeras computadoras de la historia.

Tras las cámaras nos encontramos al Noruego Morten Tyldum,  director que llamó la atención con su anterior película Headhunters, y que con Descifrando Enigma, producida por Reino Unido, realiza su película de más presupuesto y trayectoria más internacional.  Aún así las limitaciones son evidentes. El presupuesto queda evidenciado en la avergonzante escena del bombardeo de Londres, y el talento de su director queda en entredicho al manejar el film con más oficio que arte. Porque a pesar de la fuerza de su historia, la película palidece en intenciones. El guión de Graham Moore basado en la biografía de Turing escrita por  Andrew Hodges, evita cualquier intento de hacer pensar al espectador con los complejos entresijos de Enigma, el código Nazi indescifrable, o ni siquiera busca dar un acercamiento al funcionamiento de la máquina de Turing. En vez de eso, Descifrando Enigma, decide emplear su tiempo en descifrar la mente de Turing a través de soporíferos flashbacks a su infancia y una marcada lucha por la dignidad homosexual que para muchos llega ya a deshora. Si algo brilla ante tanta pretenciosidad y ausencia de punto de vista, es la esperada gran actuación de Benedict Cumberbatch, actor que encontramos en el mejor momento de su disparada carrera. A pesar de basarse en utilizar numerosos tics y un fácil amaneramiento, encontramos que la actuación de Cumberbatch es digna de su fama y sin duda todos sus seguidores quedaran satisfechos. A nosotros sin embargo nos ha sorprendido más la actuación de una Keira Knightley más habituada a los palos que a los elogios. Su apariencia tan poco femenina  y su actuación cercana a la de Cumberbatch nos resultó lo menos esperado del film.

El film se convertirá en un film de culto en todas las mediotecas de cualquier informático que se precié, así como de todos la legión adicta a Cumberbatch. Pero una vez pasado todo el hype, todos los premios que no ganará su mediocridad, estoy seguro de que el film pasará gratamente y con ningún disimulo al oscuro olvido dónde terminan todos los biopics.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.