Crítica de El Viaje de tu Vida (Tracks) de John Curran (2013)

0

El arte de no rendirse y conseguir tus metas. Son numerosas las películas que nos cuentan historias de superación, de retos imposibles, y heroes invisibles que recogen la inspiración de entre lo más hondo de si mismo. El Viaje de tu Vida, viene a ser una más de esta lista de películas, que sin duda tiene su público, pero que pasan muy desapercibidamente por nuestras carteleras.

1378218645334_0570x0329_1378218671440

Basada en una historia real, El Viaje de tu Vida, o Tracks como se llama la película originalmente, nos cuenta el viaje de más de 3000 kms por los desiertos de Australia que realizó en el año 1977 Robyn Davidson, la joven más conocida como La chica de los camellos. 9 meses de viaje con la única compañía de cuatro camellos y su perro. Davidson consiguió que National Geographic financiará su viaje a cambio de que el fotógrafo Rick Smolan, aunque esto último no le resultaba nada cómodo. Un viaje que forzará sus energías y esperanzas al máximo para cruzar Australia hasta el Océano Índico.

Esta es básicamente su historia y básicamente es lo único valorable que tiene esta película protagonizada por Mia Wasikowska y Adam Driver. Dos de los actores jóvenes más prometedores del panorama cinematográfico actual podría ser una garantía para un buen producto. En absoluto. A pesar de la fantástica caracterización de Driver y la inmersión a la que se somete Wasikowska, el resultado final no es el esperado. Y el problema radica en la ausencia de épica y peligro: una mujer joven atraviesa 3000 kms de desierto en soledad y en ningún momento tenemos la sensación de que corra ningún peligro. La ausencia de peligro nos lleva también a la falta de épica. A pesar de llegamos a ver a Robyn pasándolo mal en el desierto a causa del extremo, no existen escenas épicas, ni sacrificios supremos ni siquiera un emocionante climax cuando logra su magnífica meta. Un tratamiento inmersivo que sirve para que Wasikowska se luzca interiorizando al personaje. Puede que al principio no se empatice mucho con el personaje de Robyn, y hasta alguna de sus decisiones pueden resultar odiosas, pero el personaje tiene un gran crecimiento en su parte final que confirma la buena selección de casting.

De un film que cuenta una historia asociada a National Geographic cabría esperar una gran fotografía y hermosos paisajes, pero lo cierto es que el film no destaca especialmente en este apartado, salvo quizás su última escena en el Índico. Uno termina recordando la gran fotografía de otro film sobre viajes como es La vida secreta de Walter Mitty y se pregunta como lo han hecho tan mal con Tracks. Un film que resulta agradable de ver pero que no aspira a dejar ningún poso ni emoción. Un viaje de 3000 kilómetros en 120 minutos que terminan conformando una película perfecta para ver mientras planchamos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.