Cine

Nocturna 2015 Jornada 3

0

El Nocturna llega a su tercera jornada con buenos números de asistencia y un ambiente muy familiar entre los espectadores. El festival continua su paso proyectando hoy el título más fuerte de su programación: It Follows. Un nuevo hito del cine de terror que ya os comentamos en el pasado festival de Sitges. También se proyectaban hoy la esperada última película protagonizada por Simon Pegg y el último título que contaba con la participación del homenajeado Robert Englund.

KILL ME THREE TIMES

simon-pegg-kill-me-three-times

Un detective privado, problemas familiares y asesinatos. En esta comedia negra Charlie Wolfe es contratado varias veces para hacer una serie de trabajos sucios. Las división de la película consiste en tres partes diferenciadas con la frase “Kill me once” “twice” y “three times” de las que esperábamos un sentido lógico en tres muertes distintas o matar a alguien tres veces. Bien, la primera parte es un encargo sencillo donde en medio del desierto se carga a la primera persona, no sabemos por qué, con el momento cómico del tono del móvil. La “twice” de la película sigue siendo un segundo encargo: seguir a Alice, pareja de Sam, para saber si le engaña y matarla. En esta parte sentimos que ya entramos en la historia porque el comienzo nos resultó un tanto “fuera de lugar”, es decir, que empieza con algo anterior a lo que luego cuentan y sin relación aparente. En la “three times” viene el momento gordo. Todo se desmelena aún más y llegamos a un final “apoteósico”. Lo mejor de la película podríamos decir que la actuación de Simon Pegg, aunque tampoco brilla por su perfección, es más que nada un personaje con muchos toques cómicos, a quien le hacen el trabajo (la cara que pone cuando ve que su víctima es asesinada por otros, es graciosísima) y que no se corta en su papel, que tiene muy asumido. Los gestos y la frialdad le hacen un personaje característico, pero no va más allá. El coro de personajes que le rodea (Sam, Alice, Lucy y Nathan) son demasiado típicos también. La víctima de violencia machista, psicológica y física, el marido violento, la hermana de este que quiere dinero y el marido de la hermana que es un santo revelado en fiera. Todos están metidos en la trama de una forma u otra y todo se acaba centrando en Alice, quien sufre la violencia de Sam, es engañada por Lucy y su marido, y al final acaba salvando de la muerte a su amante bonachón que se había metido en medio. Podríamos decir que es una comedia de enredo con asesinatos e intenciones de por medio. Todo ello con una técnica muy correcta pero nada arriesgado. El único momento, bueno, dos momentos en que los efectos se cobran un primer plano es: el momento que queman el coche y lo lanzan por el barranco, que debemos reconocer que es muy creíble y está muy bien realizado; y en la pelea final cuando hay el cruce de balas y el cuerpo clavado en un palo metálico de Charlie Wolfe. Podemos sentenciar sobre “Kill me three times” que el “me” sobra, que la parte cómica que tiene cada personaje es lo mejor y que sin duda Simon Pegg hace que valga algo la pena verla. La muletilla “I’ll be there in an hour” y el final es lo mejor.

FEAR CLINIC

Captura de pantalla 2015-06-01 a las 9.32.29

Mientras en la Sala 1 del Palafox el público alucinaba con la increíble It Follows, los demás escogíamos la Sala 2 para despedir al gran Robert Englund con la proyección de su última película en el festival, Fear Clinic. El film competía directamente en la sección Madness dedicada a los films más extremos, por lo que esperábamos un espectáculo bastante menos amable que el visto el día anterior en The Last Showing. Y lo fue, pero no en la medida que esperábamos. Fear Clinic nos presenta al Doctor Andover, un psiquiatra que inventó una máquina para analizar y suprimir las fobias personales, pero que ahora se encuentra en un momento de confusión tras el accidente con una paciente. A su alrededor se teje una historia coral con los supervivientes de una masacre perpetrada en una cafetería. Dichos supervivientes acudieron hace años al Doctor Andover para que suprimiera las cicatrices de tan traumática experiencia, pero ahora los miedos están regresando y son más terribles que nunca. Para buscar respuestas tendrán que volver a la clínica de Andover dónde no saben que el miedo como ente, está cobrando una forma tangible y monstruosa gracias a un defecto en la maquina del Doctor. Así de psicoanalista resulta la propuesta de Robert Hall sobre el papel, la realidad se torna mucho más tosca y torpe en su puesta de escena. Parece que Fear Clinic se une a la tendencia de varios títulos del Nocturna 2015 en querer arrancar lo más tarde posible ante lo poco que en realidad tienen que contar. El film no solo transcurre con lentitud sino que además sus supuestos momentos salvajes no lo son tanto y apenas su atmósfera llega a interesar. Aquí ni siquiera podremos contar con un Robert Englund entrañable como en The Last Showing, ya que el atormentado Doctor Andover se encuentra tan deprimido que apenas resultará un personaje con carisma o liderazgo para encabezar la historia. Por lo menos en su climax pudimos disfrutar de una criatura bastante bien diseñada con el terrorífico rostro de Robert Englund como si fuera una careta de piel arrancada. Unos últimos minutos bastante decentes que por desgracia llegan cuando no hay nada que salvar ya. La proyección volvió a contar con la presencia de Robert Englund que se ha volcado en todo el festival desbordando una simpatía única. Un gran recuerdo que supera al mito y que nos llevaremos con nosotros cada uno de los asistentes de este Nocturna 2015.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.