Cine

Recuperación emocional y física en “Mi Amor” (Mon Roi) de Maïwenn

3

Adentrarse en Mi Amor esperando una película sobre el amor, romántica y con dos personajes que nos harán plantearnos nuestra vida en pareja, es un tremendo error. Por un lado, si, seremos testigos de una relación de amor entre un hombre y una mujer que nos dejará en estado de shock y nos hará replantearnos nuestra vida diaria, pero no por ello debemos ir mal encaminados al cine pensando en encontrar algo que no será. Maïwenn, dirige su cuarto largometraje, después de cosechar éxito con Polisse, y donde esta vez no actúa. Reconocida actriz francesa y con un pasado un tanto turbio, Maïwenn nos presenta ésta delicia que protagonizan Vincent Cassel y Emmanuelle Bercot representando a la perfección el retrato amargo de una relación amorosa más que tóxica, una relación donde el amor se camufla como arma para dejar paso al chantaje y al maltrato emocional.

La película cuenta como Tony, abogada en la cuarentena, sufre un grave accidente esquiando y se verá internada en un centro de rehabilitación durante unas cuantas semanas. Una vez allí empezará a recordar la historia de amor que ha vivido con Georgio y la intensidad de su relación de amor. ¿Por qué se enamoró? ¿Qué la mantenía atada a él? Todo son preguntas que el guión hace al espectador en el avance de la historia. Mientras ella busca recuperarse físicamente se dará también cuenta que deberá recuperarse emocionalmente para salir adelante y pasar página.

Mon Roi

La película, de dos horas de duración, cuenta con un montaje construido a base de saltos en el tiempo, flash back entre Tony en recuperación y los distintos momentos de su relación, desde que una noche conoce a Georgio, pasando por su matrimonio hasta las escenas finales con tal violencia en el aire que nos cortan la respiración. La evolución de Tony es el camino que emprende para rehabilitarse, para salir del espiral en que se encontraba con una persona más que posesiva y tremendamente adicta a la vida libertaria. A nivel de contenido, la película nos enseña los pasos de una relación amorosa, la locura y la felicidad inicial, el sexo y la evolución de todo ello, sin embargo, los dos personajes involucrados resultan ser tan dispares que el camino que seguirán será el que marca Georgio. La película está contada a través de ella (y vale, quizás todo esté demasiado influenciado por el punto de vista y la verdad no sea tan dramática, pero es una película) y se nos presenta como un reto para ir cogiendo esos momentos más conflictivos a lo largo de la relación con los que se construye la imponente personalidad de Georgio. Ambos actores se salen en sus papeles. Bercot abre todo sentimiento en cada escena y da al espectador una interpretación contenida pero expresiva con la que se come el plano, además, se adentra tanto en el torrente de emociones que envuelve cada paso de la relación que hace que nos pongamos en su lugar con solo mirarla. Cassel está soberbio en un papel nada fácil, muy psicológico a la par que simple porque toda actitud y todo carácter busca naturalidad, y lo consigue.

Uno de los aspectos que más nos llamó la atención en una película de este calibre es el pasado de ambos personajes: Tony se ha separado de un marido que la termina tratando mal e insultando y no ha querido tener hijos porque no ha encontrado al hombre adecuado. Él es un vivido, adicto al alcohol, las drogas, los amigos, las fiestas y las modelos. Sus mundos parecen no coincidir pero aún así se enamoran, las escenas de frenesí y deseo se suceden rápidas y plagan el principio de su relación. Hay varias escenas llamativas como son la de la boda (¡¿quién quiere una boda así con la persona de su vida?!) o las que tratan el embarazo. Estas son las que nos revuelven el estomago porque inevitablemente marcan un giro en la película, nos enseña la crudeza con la que Georgio se desliga de todo, sigue su vida y ella no logra poner freno a todo, sigue anclada en el odio pero no consigue avanzar. Uno de los puntos de apoyo que hay en la película en referencia al tema principal son los amigos de ambos: Georgio tiene a sus amigos (fieles retratos) y ella tiene a su hermano (interpretado por Louis Garrel) y a su cuñada que son puro amor real. Entornos muy distintos para una situación que no se aguanta por ningún lado.

Mon Roi 2

En una película como la que nos presenta Maïwenn repleta de escenas donde las miradas, los gestos y las acciones imperan sobre las palabras siempre hay momentos claves donde todo cambia y te sacuden en la butaca. Uno de esos momentos en Mi amor es cuando se están conociendo y ella le cuenta sobre su ex marido y él responde con un “yo no soy un gilipollas, soy el rey de los gilipollas”. Supongo que a ninguno de nuestros lectores se le ocurrirá pensar que es un cumplido, aunque el personaje de Georgio lo diga con tal intención, pero es una de las frases que se nos quedó grabada y que vas recordando a lo largo de la película, a modo de advertencia. El segundo momento con más tensión dramática es cuando vemos a Tony en el buffet de abogados donde trabaja y Georgio irrumpe sin aviso y sin permiso para reprocharle el divorcio. Ahí es la primera y única vez en la película que se dice la palabra maltrato psicológico. Nos parece que es incluso simbólica porque la película se pasa todos los minutos anteriores explicando cómo se llega a ese punto y el espectador seguramente ya se habrá dado cuenta de la situación emocional de la protagonista.

Con una premisa y un contexto bastante difícil de contar, Mi Amor, mala traducción de Mon Roi (Mi rey) y con la que se pierde gran parte del sentido y de la relación con la película, su directora nos mete de lleno en una sesión de recuperación espiritual y física dejándonos desprevenidos frente a la evolución sentimental que experimentan los dos protagonistas. Llena de vida, Tony nos acompaña en un viaje evolutivo por el amor más inocente entrada la edad adulta que termina siendo objeto de la manipulación y la crueldad de su compañero. Risas descaradas, sexo desenfrenado, secretos y espacio personal es algo de todo lo que nos podemos encontrar en Mi Amor, que sin duda recomendamos.

3 Comentarios
  1. pj dice

    No entendido ese final….alguna pista u otro punto de vista por favor…

    1. Ainhoa Claramunt Vilardell dice

      Totalmente de acuerdo, es muy ambiguo. Desde mi punto de vista, el final viene marcado por la salida de ella de la clínica y su reciente recuperación física y lo primero que hace después de esto es asistir a la reunión en el colegio. Así que es una especie de prueba para ella, volverle a ver y realmente superar su relación.
      Así que, el final entendemos que es un resumen de todo: él sigue siendo el mismo, con la misma filosofía de vida, así que ha pasado página (llega tarde, aire chulesco, probablemente tiene a otra). Ella sigue encontrándole su atractivo físico (por los planos subjetivos de ella mirándole la silueta de la cara) y nada más, porque esas miradas finales entre ella y los profesores nos dicen que ella misma ve que él no ha cambiado y que además, ya es momento de seguir y pasar página.
      Que te parece a ti?

      1. BB dice

        Estoy totalmente de acuerdo.
        También creo que ella recuerda cuanto le ha querido,pero ya objetivamente,le observa como espectadora y se libera del odio.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.