Cine

Hostel 3 (2011): La Caída al video doméstico

0

Tras el estrepitoso fracaso de Hostel 2 y la salida de Lionsgate de la producción y distribución de la saga, todo apuntaba a que Hostel terminaría con su segunda parte. Incluso Eli Roth, que se involucró como actor en el rodaje de la siguiente película de Tarantino, Málditos Bastardos, anunció que su siguiente proyecto sería un film titulado Endangered Species (proyecto que nunca vería la luz), por lo que Hostel se consideraba presuntamente terminada. Sin embargo uno de los productores ejecutivos de toda la saga no tenía interés en dejarla morir.

Concretamente hablamos de Scott Spiegel, colaborador habitual de Sam Raimi desde que co-escribiera el guión de Evil Dead 2 y que también se encargó de la dirección de Abierto hasta el Amanecer 2. Scott Spiegel creó junto a Eli Roth y Boaz Yakin, la productora Raw Nerve que se encargaría de la producir la saga de Hostel. A pesar  del abandono de Lionsgate, en 2008, Spiegel anunció que estaba involucrado en charlas con Eli Roth para dirigir una tercera parte de Hostel. En 2009, Eli anunció que su siguiente proyecto no sería Hostel, y se rumoreaba que continuaría en el proyecto cómo productor; algo que pareció descartar cuando la historia pasó a centrarse en Las Vegas en vez de Eslovaquia. Para el guión se contó con Michael D. Weiss, que había escrito el guión de la poco recordada secuela de El Efecto Mariposa o la de la aún menos recordada tercera parte de Se lo que hicisteis el último verano. Scott Spiegel, que ya estaba decidido a dirigir el film, tampoco mantuvo al resto del equipo técnico del resto de la saga, contando con un equipo sacado también de secuelas de bajo presupuesto. Una discutible decisión que vino marcada por la incorporación de Sony Pictures al proyecto y su decisión de devaluar la saga dirigiendo el título directamente para el mercado doméstico. De la producción se encargaría, Stage 6, la filial de bajo presupuesto de Sony, que a pesar de que ahora la podamos encontrar en buenos títulos como The Raid o The Final Girls, en 2009, sólo tenia en su haber malas secuelas de bajo presupuesto. Con un presupuesto de apenas 6 millones y una producción que la condenaba al video, Hostel 3 trasladaba toda la producción a Las Vegas con una historia que pretendía hacernos olvidar al resto de la saga.

Hostel 3 comienza con un inocente estudiante entrando en una habitación de un Hostel dónde se encuentran una pareja de ucranianos tan atractivos como sospechosos. Scott Spiegel nos da la primera sorpresa en la dinámica habitual de la saga cambiando a la víctima por verdugo: el joven estudiante sorprende a los espectadores drogando a la pareja y descubriendo que pertenece al Club de Caza. Títulos de Crédito. Aparece el nombre de Hostel, pero nada nos hace recordar a la saga. Ni la pobre fotografía, ni las pobres actuaciones, ni mucho menos el cambio de escenario por Las Vegas. Cuatro amigos viajan a esta ciudad-casino para celebrar la despedida de soltero de Scott. Allí conocerán a dos escorts que les invitaran a una fiesta privada y “friki” y sin pensárselo mucho se subirán al taxi de un amenazante conductor que les llevará hasta un polígono abandonado. De nuevo Scott Spiegel juega con nuestras expectativas y el espectador espera que los cuatro hayan caído en una trampa. Nada más lejos de la verdad, la fiesta no conlleva ningún riesgo salvo el que los chicos mantengan la fidelidad con sus respectivas parejas. Sin embargo uno de los amigos de Scott desaparece esa noche. Al día siguiente los tres amigos restantes salen a buscarlo, pero descubren que la escort que le acompañaba ha desaparecido también. Ambos están siendo víctimas de la nueva sala de torturas del Club de Caza, que dispone de un ventanal con público dónde los asistentes pueden apostar para conseguir que la víctima sufra la más terrible de las muertes. Nuestro joven fiestero verá como le es arrancado su rostro de la cara, y la pobre escort morirá asfixiada por una horda de cucarachas e insectos. Los otros tres amigos y la escort seguirán el rastro de los desaparecidos sin saber que están siendo conducidos hacia una trampa. Cuándo son finalmente raptados se descubrirá que uno de los chicos, Carter, pertenece al Club de Caza y todo era un plan para asesinar a Scott y quedarse con su prometida, una vez busque esta consuelo por la muerte de su novio. Pero la cosa se ha salido de lo planeado y el tercer amigo muere también en la sala de torturas y la pobre escort, que al final tenia buen corazón, no sufrirá mejor destino. Scott tendrá que enfrentarse a su amigo Carter en la sala de tortura, intentar escapar y de paso vengar la muerte de todos sus amigos, como todos esperamos ver en el cierre de las películas de Hostel.

Scott Spiegel le pone ganas e intenta de verás sorprender a nuestras bajas expectativas, y con su comienzo ciertamente esta cerca de lograrlo, pero al final son más altas sus ganas que su verdadero talento. El bajo presupuesto y la predisposición a rodarlo para video domestico han condicionado gravemente este film que destila poca calidad en todos sus apartados técnicos. Tampoco parece muy acertada la opción de cambiar la localización del film hasta Las Vegas convirtiéndola en una versión gore de Resacón en las Vegas. La decisión de trasladar la acción a Europa del Este hacía muy interesantes y realistas las dos primeras partes, esta sin embargo termina resultando una disparatada fantasía. Y a pesar de tener un par de escenas muy fuertes en cuanto a gore, no alcanza el nivel mostrado en Hostel 2, y más cuando una de las mejores escenas es un abuso contante del CGI de peor calidad. Al principio del tercer acto del film encontramos un personaje muy llamativo, la chica de la ballesta que porta una interesante máscara africana. El diseño del personaje es muy interesante y realmente aterrador, posiblemente incluso sea lo mejor de Hostel 3. Lástima que Scott decida mostrarnos sobre todo planos de su culo vestido en látex y que el personaje termine desapareciendo sin mucho sentido. Son estas decisiones las que terminan condenando a Hostel 3 a la categoría de subproducto del peor valor.

Hostel 3 fue el fracaso que todo el mundo predijo cuándo se anunció que Eli Roth abandonaba la saga de Hostel. ¿Un final muy poco decente para una saga que prometía mucho? Han pasado sólo 5 años desde el estreno de la última parte, por lo que considerar que con Hostel 3 concluye la saga quizás pueda parecer aún demasiado precipitado. Más sabiendo que en 2015, Eli Roth comentó en internet que tenía una idea muy atractiva para retomar Hostel, quizás no dirigiéndola, pero al menos formando parte de ella. Una noticia esperanzadora que reanima a una saga que con esta tercera parte ha sido herida de gravedad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.