Cine

Keeper of darkness, Nocturna 2016

0

El propio tráiler ya nos daba la energía suficiente para saber a qué nos enfrentaríamos con Keeper of darkness, pero es que la película es ya en sí un despropósito de CGI y efectos que dotan de vida a criaturas que más valdría no verlas.

Fatt es un exorcista un tanto especial: puede ver fantasmas, y esto le amarga un poco la vida a la vez que aprovecha para sacarle partido. Mientras su vida se mueve entre escenas turbulentas con almas que deambulan y sufren, su propósito para controlarlas y mantenerlas a raya acaba inundando la película. La edición y planificación temporal de las escenas, los flashbacks dentro de la película, la hace un tanto difícil de seguir sobre todo para el público general, mientras el espectador adentrado en el género puede incluso que se ría (esperamos que realmente este sea el propósito del director ya que no le podemos sacar mucho más). Eso si, el look que nos lleva el prota es de lo más guay, pelo blanco, tatuajes y vestimenta juvenil, llamativo y atractivo lo es un rato.

Keeper of darkness 2

Es una película creada para derrochar en efectos especiales y lo hace con orgullo (creo) porque muchas de las escenas, sino la mayoría, habría sido mejor hacerlas a la vieja usanza. No son malas ideas, pero si mal desarrolladas y es que nos parece que se convierte más en un cúmulo de situaciones extravagantes que nada más completo. El abuso del CGI no te impide sin embargo disfrutar de la actuación de los actores, quienes creen por completo en cada instante de la peli.

Con Keeper of Darkness vemos la iniciativa de introducir en el cine oriental más efectos visuales (derrochándolos en este caso) dejando de lado la narrativa y el dialogo lo cual genera una perdida de interés (o, por el contrario, risas masivas) a lo largo del metraje.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.