Only God Forgives de Nicolas Winding Refn (2013)

0

Es imposible hablar de Only God Forgives sin recordar en algún momento a Drive. No es para menos ya que para muchos ha sido uno de los mejores films de los últimos años, por lo que el siguiente título de su director (que además repetia con Ryan Gosling como protagonista) era uno de los estrenos más esperados del pasado festival de Sitges, y básicamente también uno de los más esperados del año pasado. Quizás esto mismo ha sido la trampa en la que todos hemos caído: esperar ver la continuación de Drive.

onlygodforgives01

Pero la realidad de Only God Forgives quedó muy lejana a Drive. Abandonamos las carreteras y sus atardeceres para adentrarnos en los turbios y oscuros pasillos de un Bangkok inundado con paisajes más cercanos al universo Lynchiano que al cine ochentero de acción que homenajeaba su predecesora. Ryan Gosling interpreta a Julian, un promotor de combates y traficante de drogas, obligado por su madre a vengar la muerte de su hermano a manos de un oficial de policía. Este simplificado argumento podría corresponder a un buen arranque de una interesante historia sobre la venganza, pero Nicolas Winding Refn prefiere buscar un tono más onírico con largas y lentas secuencias que son un disfrute para la vista pero no para la paciencia. Un ritmo lento que funcionó de maravilla en Drive, donde nos sentíamos conducidos por una magnifica narración, y que ahora se torna grotesco encerrándonos en una pesadilla asfixiante. Adentrarse en Only God Forgives es sumergirse en un pasillo rojo interminable donde nos resulta casi imposible encontrar un momento para escapar y tomar aire.

onlygodforgives02

Tras Drive la fama de Ryan Gosling se elevó por las nubes y no fueron pocos (empezando por él mismo) los que clamaron al cielo por su exclusión de las nominaciones al Oscar a mejor actor. Su inexpresiva actuación lo llevó a convertirse en uno de los actores de culto de su generación. Pero el actor llevó con Julian al límite su faceta de actor inexpresivo, llegando incluso a rozar el ridículo. De nuevo encontramos que lo que funciono con Drive, ahora, llevado al extremo, se vuelve ineficiente. Gosling apenas tendrá tres páginas de diálogo y el resto lo rellena con una actuación monótona y apática que no logra despertar empatía alguna. Quizás, su actuación no funciona porque no existe contraste con el resto de las actuaciones. Todos los personajes resultan igual de herméticos, distantes y escasos de diálogo. Solo parece destacar Kristin Scott Thomas, interpretando a la madre de Julian, que nos brinda un personaje lleno de egoísmo y maldad que sobresale al resto del reparto. Posiblemente, Only God Forgives sea recordada por tener una de las madres más temibles de la historia, pero apenas esto la ha hecho memorable meses después de su estreno. La mayor parte del metraje sin embargo es otorgado el oficial de policía y antagonista de la historia interpretado por el actor tailandés Vithaya Pansringarm, que nos resulta tan expresivo como un muro de piedra.

onlygodforgives04

El film está dedicado al amigo del director, Alejandro Jodorowsky, y esta es la clave por la que la película haya terminado teniendo un gusto tan metafísico. La atmósfera asfixiante, la escasez de diálogos y la poca accesibilidad de sus personajes tejen una trama y mensaje que no quedan claros al espectador desde su comienzo hasta sus últimos minutos. Tenemos que acudir a su título, Solo dios perdona, para asociar al Oficial de Policía el papel de Diablo implacable a la hora de ejercer su castigo. Porque Bangkok se representa como un lugar infernal lleno de luces rojas y pasillos oníricos. Un escenario donde Julian se encuentra atrapado por las responsabilidades de la muerte de su hermano (lado tenebroso de si mismo) y presionado por una Madre enamorada de su hermano fallecido. Un lugar de castigo, venganza y violencia, donde el diablo no muestra misericordia ni redención.

Donde si vuelve a sobresalir Only God Forgives es en su magnífica fotografía y en todo su despliegue visual. Cada plano tiene una composición perfecta y cuidada donde destaca el uso de las sombras y los tonos rojos y dorados. En algunos momentos este Bangkok nocturno parece recordar al Hong Kong de Luces de Neón del Fallen Angels de Wong Kar Wai. La música también vuelve a tener un papel importante. Pero esta vez cambiamos los hits de sintetizadores homenaje al pop electrónico de los 80, por los Karaokes tailandeses que sinceramente nos nos ha terminado de convencer. Si es destacable la constante ambientación sonora electrónica muy oscura y opresiva ideal para las intenciones oníricas del film.

onlygodforgives03

Nicolas Winding Refn ha hecho la película que él quería hacer y no la que todos queríamos ver. Un film obsesivo y cercano a las pesadillas. Un viaje a un purgatorio sin salida donde no existe la piedad. Olvidad Drive y disponeros a soñar inquietos. Only God Forgives es un mal sueño.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.