Crónica Primera Jornada Nocturna 2014

0

El Festival de Cine Fantástico de Madrid abrió ayer sus puertas con una gran presencia de medios y público. Un éxito que no sorprende a nadie, ya que con esta segunda edición el festival confirma su apuesta seria con títulos de primer nivel e invitados de excepción. Ayer, en su día de inauguración se pudieron ver títulos como The Station, Fractured, The Demon’s Rook o la gran película inaugural The Zero Theorem de Terry Gilliam.

También las series tuvieron su espacio en el Nocturna Film Fest gracias a la colaboración de Canal+ Series. Ayer dentro del festival se proyectó el último capítulo emitido en Estados Unidos con la presencia de Sibel Kekilli, conocida actriz de la serie que interpreta al personaje de Shae y que realizó un Q&A con los asistentes. La sesión de inauguración contó con la presencia de actores como Ana Rujas, Alba Messa o Christian Casas. Además, antes de la proyección de los cortometrajes y el film de Gilliam, pudimos contar con un avance de la película de animación en stopmotion Pos eso presentado por su director y una de sus actrices de doblaje. El avance resultó tan divertido como bizarro y el público lo disfruto. Un buen acto de inauguración que dirigió el propio director del Festival Luis M. Rosales.

THE STATION + RUNAWAY

thestationnocturna

Los primeros minutos del Nocturna 2014 los protagonizó el cortometraje Runaway de corte puramente SciFi. El corto funciona como un gag o pequeño sketch dónde vemos una estación de combustible que bien podría estar en cualquier desierto de Arizona, por supuesto con su anciano empleado, cuando llega un vehículo de tamaño titánico que recuerda un poco al vehículo de los Jawas de Star Wars. El viejo no se verá intimidado ante el enorme vehículo e intentará engañar a sus propietarios con catastróficas consecuencias. El cortometraje se centra mucho en su despliegue de CGI, que no deslumbra, y abandona por completo un guión que apenas parece un chiste.

The Station tuvo el honor de ser la primera película programada del Nocturna 2014. El film de origen alemán y dirigido por Marvin Kren, nos presenta un escenario glacial dónde unos investigadores encuentran un extraño liquido rojo que emana del hielo. Pronto descubrirán que el líquido es orgánico y convierte en mutantes a los animales o personas con los que hace contacto. Un fatal descubrimiento que los científicos trataran de ocultar ante la inminente visita de la ministra a la estación glacial. El más alcohólico de ellos se convertirá en héroe para salvar a su exnovia, que ahora trabaja con la ministra, en una montaña invadida por animales mutantes. Con un aroma muy ochentero The Station mezcla el género alienígena con el género mutante en un escenario de montañismo que le permite poseer una bella fotografía profundamente árida. Una fotografía que palidece cuando se integran elementos CGI de pobre producción (y presupuesto). No queda claro la decisión del director de emplear en algunas escenas efectos especiales y monstruos mecánicos bastante decentes y otras abusar del CGI más barato y burdo. Esto bien podría lograr la simpatía o la diversión del público que busca el fantástico más cutre y gracioso, pero lo realmente divertido de The Station se encuentra escondido en el papel de la Ministra alemana y ahí es dónde todos comenzamos a disfrutar con el film. Una ministra entrada en años, bajita, rubia y regordeta que cuando saca a relucir su lado frío y sádico es imposible no asociarla como un alter ego de la presidenta Angela Merkel. El personaje pasa de ser una pobre señora mayor que sube a la montaña a convertirse en una autentica kaiser de hierro, capaz de generar el orden con sus gritos en medio de un ataque de cabras mutantes. La escena en la que la ministra protagoniza una operación quirúrgica para sacar la semilla mutante de una chica fue una de las más aplaudidas de la sesión. Esa, y la escena final dónde The Station demostró que también sabe reírse de si misma.

FRACTURED + NOTHING STAYS

fracturednocturna

Nothing Stays comienza con un ritmo frenético disparando frases e imágenes de gran belleza con poca linealidad. Al poco tiempo notas que el ritmo narrativo baja de cadencia o tu mente comienza a hilar las frases que lanza el narrador de poderosa voz sentado en un bar con las imágenes que se suceden donde vemos tres jóvenes en movimiento o lucha. Nothing Stays pretende contar una fábula sobre la fuerza de los jóvenes pero su experimentación visual y corta duración la contienen en un ejercicio estético de gran belleza. El cortometraje esta realizado por el colectivo Fever que posee gran experiencia en el mundo publicitario y así lo demuestra Nothing Stays que bien podría haber sido el anuncio publicitario de una campaña de alguna marca con nombre y buen gusto.

Fractured consiguió congregar un gran número de asistentes que optaron por ver cine en vez del capítulo séptimo de Juego de Tronos. Una decisión que no sabemos si después alguno lamentaría. Fractured parece un vhs rescatado de alguna vieja estantería polvorienta de un videoclub maldito por su época. Sus primeros minutos ya son una declaración de intenciones: la música blues, el granulado de su imagen, las localizaciones y su protagonista al puro estilo Bill Pullman. Señores el thriller de los 90 ha regresado y no precisamente cuando lo echábamos de menos. La historia nos presenta la vida Dylan White, un joven cocinero que disfruta de una vida aburrida hasta que recuerdos de un pasado olvidado empiezan a acosarle. Dylan viajará hasta Nueva Orleans dónde aclarar los recuerdos que le acercan a unos brutales crímenes y hombre peligroso. Pero no sería justo no decir que el film gana mucho cuando Dylan es atacado por un sueño y el film adquiere el tono de terror que todos esperábamos. Un tono que le sienta fantásticamente y que lamentamos que su director, Adam Gierasch, solo haya optado ha introducirlo en escasos momentos y potenciar más los clichés del género Thriller.

THE ZERO THEOREM +TIME AFTER TIME + ENTITY

thezerotheoremnocturna

Presentado por sus directores y actores, Time After Time, llegó con la promesa de que si no gustaba en el Nocturna no gustaría en ningún otro lado. Bien sabían que homenajear a Regreso al Futuro sería una apuesta segura en el festival. El cortometraje está ambientado en 1985 y lo protagonizan una pareja que acaba de ver Regreso al Futuro en el cine y en el camino de vuelta en coche les entrará el calentón. Ella es la chica de sus sueños y él es el típico perdedor pero hoy será su noche y perderá su virginidad. Pronto los nervios le harán salir del coche y encontrarse con sus yos del futuro que regresan con la intención de acostarse otra vez con la chica de sus sueños. Buen humor y una realización decente convencieron al público del festival que agradeció el homenaje a un clásico de la ciencia ficción y también de paso al personaje del perdedor.

Del humor se pasó con rapidez a la seriedad con el siguiente cortometraje, Entity, y parte del público lo acuso aun con la risa fácil. Eso y que sus primeros minutos dónde nos ofrecían el mismo escenario que Gravity no resultaban muy alentadores. El cortometraje de producción francesa comienza con una astronauta que también se pierde en el espacio tras un accidente que no llegamos a ver. Pero cuando temíamos encontrarnos con lo que ya habíamos visto en el film de Alfonso Cuarón, el corto gira hacia Kubrick y pretende explorar el terror del enigma de los agujeros negros. Un cortometraje muy cuidado técnicamente, sobre todo en su apartado sonoro (gran carencia del cortometraje español) aunque el visual tampoco tiene nada que envidiar ante muchas producciones cinematográficas.

El film destacado de la jornada y uno de lo más esperados del festival sin duda era la película de inauguración del festival: The Zero Theorem, la última película de Terry Gilliam, que lleva ya una larga trayectoria por festivales desde que se presentará en el pasado festival de Venecia celebrado en Septiembre. The Zero Theorem nos devuelve (salvando las distancias) al Gilliam de Brazil con una fábula sobre las nuevas tecnologías y la vida laboral con una estética muy cyberpunk que no veíamos en su cine últimamente. Christopher Waltz interpreta a Qohen, un técnico especialista en elaborar teoremas a través de partidas en un videojuegos de puzzles que el sistema utilizará posteriormente en motivos ocultos. Waltz ofrece una actuación histriónica muy acorde con el espíritu nervioso del cine de Gilliam. Alrededor de su personaje Gilliam ha diseñado un imaginario barroco, grotesco muy acorde con los primeros años del director pero revisados a través de las nuevas tecnologías. Pero el fin se antoja muy al gusto de los devotos del director británico y ofrece un guión al que no faltan numerosos agujeros intentando descifrar el sentido de la existencia a través del descifrado del teorema del cero. Una trama tan poco apetecible como interesante que condena a The Zero Theorem a convertirse en una montaña rusa que vaga entre la imaginación y el sinsentido. A pesar de todo se disfruta con ella aunque no faltaron los que salieron anoche de la sala desencantados. Encontrarse con un film tan complejo como creativo, que además significa un retorno a mejores vías de un director histórico que siempre tiene algo nuevo que crear, para nosotros fue  la mejor de las maneras de empezar este Nocturna 2014.

Ir a la cabecera del especial

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.