Atlántida Film Fest: Traffic Department

0

Dos años han pasado desde que Traffic Department se terminara de editar en Polonia para llegar a nuestro país. En motivo del festival de cine online Atlántida film fest organizado por la plataforma de VOD Filmin hemos podido degustar el cine actual de uno de los países más olvidados en cuanto a filmografía. La fotografía y el arte que esconde Smarzowski le encaminan al cine policíaco, satírico y casi burlesco al que seguir la pista.

Drogówka nos adentra en la Polonia más canalla, criminal y problemática que hayamos visto hasta ahora. La mirada del director, Wojciech Smarzowski, focaliza la atención en aspectos sociales, políticos y éticos de una forma muy directa y cruel. A pesar de su corta filmografía, este polaco que llega al Atántida pisando fuerte, nos ha dejado una imagen muy clara de lo que es una red criminal y de sobornos dentro de la misma policía polaca. La película cuenta como un grupo de amigos dentro de los miembros del departamento de trafico de la policía de Polonia viven unas vidas que parecen completas: trabajan juntos, salen de fiesta, la lían y mantienen gustos por trapicheos mas o menos legales. Los problemas aparecen cuando uno de los compañeros es encontrado muerto después de una noche de desfase.

Traffic Department

La película, de unas dos horas de duración, empieza con un tratamiento sincero y real de sus vidas grabado con todo tipo de cámaras. Es muy importante el uso que le dan a los móviles, grabando todo lo que hacen, y material que luego utilizan para ilustrar todo tipo de momentos. Ello tiene que ver con la propia trama de la muerte y la investigación, y con la corrupción y los sobornos de los infractores. A nivel de actores, el protagonista Krol y sus amigos son sin duda muy auténticos. Todos los personajes paren ser reales, sacados por un momento de su cotidianidad para hablar a cámara. Pero lo más interesante de la película radica en la contraposición que existe entre la conducta de los policías y su actitud una vez ha sucedido la muerte. Los giros que se van sucediendo van marcados por lo que cada uno cree saber de los otros. Krol, a modo de fugitivo escondiéndose de ser detenido, será con quien avanza la trama y descubre al espectador en el entramado que hay detrás de los sobornos. Lo que empieza con una excusa para encarcelar uno de todos los policías que aceptan dinero termina siendo una carrera hacia algo mucho más grande: Krol descubrirá como los políticos y personalidades conocidas del país estarán involucradas en tramas de soborno, extorsión y prostitución.

Una película de género, empleando todo tipo de cámaras (nos encantan los planos de las cámara de seguridad de la calle porque nos hacen darnos cuenta de la cantidad de vigilancia que existe en nuestras vida y de su fácil manipulación por parte del personal que tiene acceso a ellas), que hace que acabes cogiendo cariño a los policías borrachuzos y adictos al sexo. Además, mantiene muy bien el ritmo de la película que va in crescendo, con un montaje atrevido, y a cada paso la trama se complica más llegando a círculos sociales altos. Sin duda, muy recomendable.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.