La venta de perros en «Je suis un soldat» de Laurent Larivière

0

Con Je suis un soldat Laurent Larivière cuenta con mucho realismo y de una forma muy directa un tema siempre actual como es el engaño y la ilegalidad en la venta de perros de raza. La primera película de un director francés con experiencia en cortometrajes, dirección, guionista y hasta actor y que ha escogido un tema controvertido y raras veces denunciado en el cine como el que muestra en su opera prima. En ella, explica con mucho detalle y ganas todos los aspectos de cómo alguien puede llegar a jugar con las vidas de unos cachorros valorándolos como objetos. La película explica como Sandrine, una joven que se ha quedado sin trabajo tiene que volver a casa de su madre con su hermana y aportar dinero a la familia para poder subsistir. En su ruta por trabajar y dejar el currículum en todos los sitios posibles, entra en juego su tío, que vive y trabaja en el mismo pueblo, quien le ofrece trabajar con él en su protectora de animales. Sandrine descubrirá cómo se gana de verdad la vida su tío y pasará de ser un peón sin sentimientos a luchar por la libertad de los pobres animales.   

Je suis un soldat

Larivière trabaja todo el potencial temático con dos actores principales: Louis Bourgoin, en el papel de Sandrine, y Jean-Hugues Anglade como Henri. Ambos tiene roles muy marcados y muy diferenciados que a su vez ven modificada su forma de vida y sus emociones al empezar a trabajar juntos. Por un lado, la revelación la hemos encontrado con Bourgoin que nos ha cautivado de principio a fin. Su arco narrativo empezando en la pérdida, la impotencia, la solución fácil y la iniciativa confeccionan toda la película y es que el espectador avanza con ella y vive lo que ella vive. Por otro lado, Anglade seduce a la cámara y termina asqueándola al descubrir sus intenciones y sus actividades extras. Su veteranía y su saber hacer traspasan la pantalla de cine para cautivarnos y casi ponernos a su favor sin cuestionar nada, como le pasa a Sandrine. La técnica y el arte de toda la película nos acerca a la cotidianidad de la vida, a la lucha por salir adelante se tenga la edad que se tenga, con un uso de los primeros planos, planos de seguimiento e intentando ser cámara invisible posicionándose en todos lados para mostrarnos más de cerca lo sucedido. Sin duda LAS ESCENAS de la película son: la tensión cuando Sandrine toma iniciativa y se arriesga yendo a buscar ella sola el «material» y vive la cruda realidad de las mafias, las ventas y el mejor postor y las redadas; mientras también al final vivimos la rebelión de los animales contra las manos que les han retenido en una escena con violencia que descarga la rabia contenida y logra emocionarnos por la carga de emociones que lleva.

La tensión, la frialdad y la supervivencia conforman el eje principal de esta triste película que trata con sinceridad y de forma muy clara y directa la venta ilegal de animales y las mafias que hay detrás. Es bastante curiosa la manera como nos hace adentrarnos en un tema tan escalofriante de una manera tan natural, como nos identificamos con la joven sin trabajo que busca lo que sea para aportar dinero y evoluciona implicándose más y más en lo que se le pida. Es muy triste que sucedan estas cosas y es que se mueve mucho dinero sucio a base de animales casi recién nacidos para que las tiendas de animales tengan oferta. La cadena que hay establecida detrás entre vendedores clandestinos que cruzan fronteras, notarios con títulos de dudosa oficialidad y dueños de centros de acogida o venta que buscan sacar provecho y no perder dinero. Por una buena educación social y con cariño hay que enseñar desde pequeños el valor que tienen las vidas de los animales y a apreciarlos como lo que son: seres vivos y grandes amigos, y no juguetes. Una películas que nos conmovió y nos dejó con el corazón fuera de lugar, y más porque tuvimos la oportunidad de escuchar al director en su presentación y apreciar la emoción con la que nos introducía al tema. Si sois amantes de los animales, como nosotros, o padres de familia, o un ser humano con sentimientos, deberíais verla y recomendarla.

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.